Gotham contra Gowex ¿Podemos hablar de hacktivismo?

Esta semana hemos asistido al derrumbe de uno de esos ídolos empresariales, uno de esos que no era lo que parecía: empresario exitoso, triunfador, innovador... ejemplar, en una palabra. Y no. Rascando ha resultado que no era nada de eso, y que una vez más han salido a la luz las cloacas de este sistema. Recuerdo que en mis primeros años de carrera Mario Conde era presentado como un ejecutivo ejemplar hasta que saltó el escándalo de Banesto [Wikipedia]. Pues, lo mismo.

Lo que llama poderosamente la atención esta vez es cómo se ha producido el derrumbe. Lo analizaremos. También creo que es importante analizar este y otros casos para entender cuáles son algunas de las perversas lógicas que el sistema fomenta y cómo las aplaude mientras las verdades de lo que realmente está pasando permanecen ignotas. Y, conectando con esto, me interesa también analizar las manifestaciones expresadas por el responsable de Gowex a lo largo de su corta historia porque, sabiendo hoy lo que sabemos, sus palabras resultan significativas para analizar cuál es el discurso de moda al que se adhieren determinadas empresas, empresarios y directivos, independientemente de lo que realmente estén haciendo.

Finalmente, ha coincidido que mientras este escándalo saltaba a la luz pública, estaba sumergiéndome en el análisis de iniciativas para una Internet abierta y accesible desde modelos de negocio o de desarrollo de actividad que están en las antípodas de éste que nos ocupa, y quisiera aprovechar esta circunstancia para hacer este contraste. Si apostáramos decididamente por esos otros modelos, nos daría, sin lugar a dudas, mejores resultados como sociedad.

¿Cómo se produce el derrumbe? Gotham City Research

Todo comienza el 1 de julio, cuando un actor casi anónimo, es decir, sin firma de persona física ni jurídica, publica en su página web (http://gothamcityresearch.com, construida en WordPress, por cierto), difundiendo a través de su cuenta de twitter (@gothamresearch y de esta otra: @LongShortTrader) un informe de 93 páginas sobre la empresa tecnológica española Gowex, vertiendo graves acusaciones que se resumen en que:

1) El valor real de las acciones (cuyo valor bursátil ascendía a 1.400 millones €) es de 0 €.
2) El 90% de los ingresos declarados por la compañía no existen, y Gotham estima los ingresos en unos 8 millones € (en lugar de los 182 millones € declarados).
3) La cotización de las acciones será suspendida tal como en su momento sucediera con las acciones de Pescanova.

Gotham explica que ha trabajado durante 8 meses en la investigación y elaboración de este informe (público y accesible en su web, al igual que los de otros casos anteriores), aporta abundante y variada información en la que soporta sus tesis, y explica que han realizado una operación financiera de venta corta [Wikipedia], es decir, que poseen títulos de la compañía y que ganarán con la bajada de valor de las acciones (en caso contrario, la operación puede generarles pingües pérdidas, pero no es al caso).


Respecto de esta forma de lucro de venta corta (short selling en inglés), que es legal, salvo lógicamente, que las acusaciones vertidas fueran falsas, puede haber dudas éticas. En mi opinión salvo que la historia de Gotham nos demuestre a la postre otra cosa diferente, por desproporcionada, por ejemplo, puede ser una forma de que este colectivo se financie y desarrolle una labor de investigación que, a la luz de estos acontecimientos, es loable y necesaria, ya que los mecanismos de vigilancia y control que debieran garantizar que estas cosas no sucedan no han funcionado ni para atrás, y no cabe duda de que éste no será el único caso que merezca ser investigado y aflorado. Además, saber que puede haber investigadores e investigadoras anónimas dispersas por el mundo analizando la veracidad de los estados financieros e informaciones presentadas por las empresas que cotizan en bolsa, que pueden poner el punto de mira en la empresa de uno sin que una lo sepa, podría ser un elemento disuasorio de prácticas fraudulentas, que se sumaría a los demás elementos de control existentes. La balanza que nos dirá si las acciones de Gotham son loables es si lo que predomina en su intención es el propio lucro o si lo que predomina es la lucha por el valor de la honestidad a través de la afloración de prácticas empresariales fraudulentas. De momento, mi balanza intuitiva se inclina por esta segunda opción, y veo en estas personas unas activistas que tratan de aportar su granito de arena para hacer un mundo mejor (Así sea).

Gowex: Antes y después de Gotham

Jenaro García funda Gowex en 1999. Empieza a cotizar en Alternext (índice francés de pequeñas y medianas empresas) en 2008, cuando ya se estaba preparando en España el MAB (Mercado Alternativo de la Bolsa), pero tenían prisa por empezar a cotizar en bolsa.
  • "Salir a Bolsa nos da oficialidad y transparencia. Hay una mayor exposición de la actividad", apunta García en 2008 [1]. A la luz de lo sucedido ¿cómo debemos interpretar estas palabras? Parece una bochornosa tomadura de pelo. Sólo se me ocurre pensar que hay personas cuyas palabras no debiéramos oír porque están vacías.
  • En aquel momento, en el inicio estrepitoso de la crisis, aparece así dando una imagen de héroe empresarial que cree en su proyecto, lo sabe hacer bien y triunfa. Además, se dedica a algo simpático: acercar Internet a la ciudadanía a través de las Ciudades Wifi. Según las informaciones que hoy deberíamos poner en tela de juicio, claro en 2005 la empresa facturó 5,7 millones € y 16,9 millones € en 2007, un incremento espectacular, y su valor ascendía a 50 millones € de los que el 70% estaba en manos del equipo directivo. La bolsa iba a permitir crecer a través de ampliaciones de capital, la primera que se proyectaba era del 10-15 %. (Y, como veremos, también iba a permitir una escalada everéstica de su valor, con los consiguientes beneficios para los originales accionistas en la medida que fueran monetizando sus acciones)

  • En marzo de 2010 empieza a cotizar en el MAB de Madrid. En 2 años y medio había triplicado su valor bursátil y en marzo de 2014 lo había sextuplicado llegando a la elevadísima cifra de 1.400 millones €, multiplicando por 28 el valor de 6 años atrás.

Y si nos hacemos la pregunta de por qué sube el valor de las acciones tendremos la respuesta de por qué tenía tanto interés en cotizar en bolsa, por qué falseó los documentos y cuál era realmente el modelo de negocio mejor, de especulación de Jenaro García.

Cuando calculamos el valor de las acciones de una empresa viva (en activo) tenemos que tener en cuenta dos tipos de elementos. Por un lado, los activos (las instalaciones, los equipos, las deudas de los clientes con la empresa, los saldos en las cuentas, participaciones en otras empresas) y los pasivos (las deudas con acreedores y bancos), todo ello será equivalente a la suma del capital inicial y las reservas acumuladas por las ganancias (o pérdidas) de los años anteriores. Y, por otro lado, como segundo elemento, los beneficios que la empresa va a obtener en los años venideros. Es decir, el valor de intercambio real (quiero decir, eliminando el efecto de burbujas) de las acciones guarda una relación directa con los beneficios pasados y futuros de la empresa. Así, el valor de las acciones de una empresa que tenga beneficios muy elevados y que proyecte tener beneficios muy elevados subirá mucho, mientras que las acciones de las empresas que tengan beneficios muy modestos o pierdan dinero bajará.

Mientras la empresa mantenga convencidos a los inversores bursátiles de sus espectaculares resultados y expectativas de futuro, la burbuja de su valor bursátil crecerá indefinidamente, generando un enriquecimiento injusto, ya que se produce a costa de las inevitables pérdidas futuras de los inversores que, engañados, apuestan por este valor, igualito que en las estafas piramidales, de Ponzi, de Madoff  [Wikipedia]... Genera, decíamos, enriquecimiento injusto para quienes manejan los hilos del guiñol. En este caso, llama quizá la atención la simplicidad de la argucia de engaño que consiste simplemente en mentir sistemáticamente sobre la actividad, los resultados y expectativas, tanto en los registros legales de cuentas desplegando habilidades y talento en ingeniería contable, es de suponer, como a medios de comunicación e inversores.
  • La compleja trama societaria que fueron montando, de manera que casi tenían más sociedades que empleados [2], habrá contribuido como una cortina de humo para emborronar la realidad.
  • En una entrevista de 2012 [3] Jenaro García afirma que el servicio wifi será "tan imprescindible como el agua (...) Hablamos de necesidad. El wifi es una necesidad básica, o sea, un derecho fundamental, como lo es, según las Naciones Unidas, Internet. Si no tienes acceso a él, no tienes acceso a la cultura. El wifi gratuito garantiza que no seas un analfabeto del mundo digital". Podríamos pensar atendiendo a estas palabras que en su proyecto hay una orientación social o de contribución al desarrollo tecnológico o digital de los y las ciudadanas del mundo. Pero en el párrafo anterior se le habían visto ya las orejas al lobo: "las empresas cuando van a invertir en un proyecto buscan las infraestructuras que posee esa ciudad. Y si carece de un servicio como es el wifi, muy probablemente se planteen irse a otro sitio. El mundo de Eurovegas lo pondrá de manifiesto. De la misma forma que piden fumar, querrán wifi gratis".
Evidentemente, quien está pensando en actuar para contentar a los magnates de Eurovegas no está pensando en trabajar para reducir la brecha digital o el desarrollo de las personas a través del acceso a Internet. No son orientaciones compatibles. Esta flagrante contradicción me evoca al análisis de Hannah Arendt sobre la manera de pensar y hablar de Eichmann [4] y su sugerencia del concepto de banalidad del mal. También me evoca el final de Senderos de Gloria de Kubrick, cuando, después de fusilar a los inocentes, el máximo responsable se intenta justificar ante Kirk Douglas preguntándole en tono retórico qué es lo que ha hecho mal y la respuesta de Douglas es que "si no sabes responderte a esa pregunta, te compadezco". De ninguna manera trato de hacer una comparación entre el tipo de acciones desarrolladas por Gowex y las perpetradas por los ejemplos aludidos, no hay punto de comparación en ese aspecto. Lo que comparo son únicamente las maneras de pensar y de hablar. En su libro Arendt anota multitud de contradicciones de las que Eichmann no es ni tan siquiera consciente, ya que construye su incoherente discurso desde la combinación de "palabras aladas" (eslóganes, frases hechas...) incorporadas de manera totalmente acrítica de la propuesta discursiva nazi (que busca y consigue, entre otras cosas, limpiar la conciencia de los miembros de sus filas) y de una subjetividad inmadura y narcisista. El relato del momento de su muerte es un ejemplo ilustrativo, a la vez que atroz y grotesco:
"Cuando le ofrecieron la negra caperuza, la rechazó diciendo: «Yo no necesito eso». En aquellos instantes, Eichmann era totalmente dueño de sí mismo, más que eso, estaba perfectamente centrado en su verdadera personalidad. Nada puede demostrar de modo más convincente esta última afirmación cual la grotesca estupidez de sus últimas palabras. Comenzó sentando con énfasis que él era un Gottgläubiger, término usual entre los nazis indicativo de que no era cristiano y de que no creía en la vida sobrenatural tras la muerte. Luego, prosiguió: «Dentro de muy poco, caballeros, volveremos a encontrarnos. Tal es el destino de todos los hombres. ¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria! Nunca las olvidaré». Incluso ante la muerte, Eichmann encontró el cliché propio de la oratoria fúnebre. En el patíbulo, su memoria le jugó una última mala pasada; Eichmann se sintió «estimulado», y olvidó que se trataba de su propio entierro.
Fue como si en aquellos últimos minutos resumiera la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible banalidad del mal, ante la que las palabras y el pensamiento se sienten impotentes."

Deberíamos buscar cuáles son las "palabras aladas" de la ideología neoliberal que funcionan de una manera muy similar: buscan su asimilación y repetición acrítica y desligada de la realidad y constituir un envoltorio ideológico para el refugio de las conciencias; y esto nos ayudaría a destapar tantos y tantos discursos vacíos (como también denuncia José Mújica).

  • A primeros de 2013 los medios presentan a Gowex como una de las triunfadoras de la crisis [5]. Entonces, así es como se presentaba a la empresa:
"Jenaro García, presidente y máximo accionista, cree que aún no se puede llamar caso de éxito a Gowex, porque la compañía todavía no ha desarrollado todo su potencial (...) cuatro líneas maestras en el proyecto de Gowex. La primera es la vocación internacional. “Nuestro mercado es el mundo y exportamos mucho antes de que comenzara la crisis”. La segunda receta sería no dejarse llevar por modas pasajeras y tener un modelo flexible para aprovechar las oportunidades. “Esto quiere decir que invertimos muchos recursos en desarrollar nuestro propio I+D y nuestra plataforma de servicios”. En tercer lugar, García destaca el nivel de exigencia. “No nos quedamos conformes con lo que tenemos. Eso se lo pone difícil a nuestros posibles competidores”. El cuarto pilar de Gowex, según su primer ejecutivo, es el equipo humano. “Las personas que forman la empresa aman el proyecto y se lo toman como un tema personal”."
Gran potencial por desarrollar + Vocación internacional + Inversión en I+D + Exigencia y competitividad + Las personas. Mantras que tanto se utilizan y hay unos cuantos más pero que pueden responder a situaciones bien distintas: pueden estar asentadas en valores reales (=realidades) de la empresa o simplemente, como vemos en este ejemplo, usarse este tipo de eslóganes de moda para dar la imagen de que lo hace bien, aunque no tengan ningún parecido con la realidad. ¿Cómo podemos aguzar el sentido crítico para distinguir unos casos de otros? Esta llamada va dirigida principalmente a periodistas y otras personas divulgadoras.
  • La cotización de Gowex se desploma el 1 de julio tras publicarse el informe Gotham. La primera reacción de la empresa es la de desmentir y anunciar acciones legales contra Gotham. ¿Ganaba tiempo para la venta de acciones? ¿O debemos atribuirlo a las dificultades naturales de encajar un shock de este calibre? La CNMV también anuncia que investigará a Gotham para comprobar si se hubiera producido algún 'abuso de mercado'. Al parecer, la supervisión de las cuentas de Gowex corresponde directamente a MAB, donde cotiza, pero es a la CNMV a quien corresponde revisar el cumplimiento de los procedimientos que rigen el funcionamiento del MAB.
  • El 3 de julio, tras una caída del 60% acumulada en las jornadas anteriores, se anuncia la suspensión de la cotización de Gowex, como ya vaticinara Gotham. La credibilidad de este agente independiente va en alza, a pesar de que se pueden leer corrosivas críticas en distintos medios.
  • Siguiendo el orden de los hechos, tenemos noticia de que la Asociación Europea de Inversores Profesionales (http://www.asinver.org/) quien calcula que Gowex deja 5.000 afectadospresenta una denuncia ante la Fiscalía General del Estado contra la empresa Gowex a la que acusa de haber cometido los delitos de falseamiento de información económica financiera, falseamiento de cuentas anuales y uso de información relevante. La denuncia se extiende al presidente y consejero delegado de la compañía, Jenaro García, a M&B Auditores, a Bolsas y Mercados Españoles (BME) y al asesor registrado E&Y.[6]
  • El 6 de julio Gowex hace público un Acuerdo de Consejo de Administración en el que se indica que Jenaro García "ha manifestado ante distintos Consejeros que las cuentas de la Sociedad de, al menos, los últimos cuatro años no reflejan su imagen fiel, atribuyéndose la autoría de esta falsedad", que "el Consejo (...) ha revocado los poderes y la delegación de facultades conferidos al Consejero Delegado y ha aceptado su dimisión " y que "ante la previsión de que la Sociedad no pueda hacer frente a sus deudas corrientes a su vencimiento, ha acordado presentar solicitud de concurso de acreedores voluntario de la Sociedad ". La situación empieza a ser más clara que el agua. No deja lugar a dudas.
    Así Jenaro García anuncia en su cuenta de twitter: "Realizada mi confesion voluntaria en los juzgados Estoy dispuesto a asumir las consecuencias y colaborar con la justicia Encaro las cosas"
  • Ante todas estas evidencias, se suceden las muestras de rechazo como no podía ser menos: El Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid rescinden sus proyectos 'wifi' con Gowex [7] (Curiosamente, el mismo día en que saltó el escándalo Ana Botella visitaba las oficinas de Gowex, ¡no pudo ser más oportuna! [8], el ICEX le retira un premio que le acababan de conceder, etc.
Burbuja pinchada. Y Gotham valora positivamente la rapidez en admitir el fraude, a diferencia de otros casos que también han sido objeto de su investigación. El culebrón seguirá, no habrá hecho más que empezar.

¿Por qué se ha actuado así?

Cabe hacernos esta pregunta: ¿Por qué ha actuado de esta manera Jenaro García? Evidentemente, no sabemos sus motivos, tampoco si fue algo detalladamente planificado o si fue más como dejarse llevar por el 'mal camino' cuando las cosas no salían como uno quería... Pero pueden apuntarse varios factores sobre los que debiéramos reflexionar:
  1. La necesidad que este hombre tenía de aparecer públicamente como un triunfador y empresario ejemplar (hasta con tinte social, a través de la Fundación Redes Sin Fronteras y algunas de sus manifestaciones...), a pesar de las dificultades que toda empresa (y más en plena crisis) entraña. ¿O era esta imagen solo una estrategia que alimentaba todo el entramado burbújeo?
  2. El absurdo mecanismo de la bolsa donde como en los esquemas piramidales se funciona bajo la lógica de que siempre se va a ganar dinero, mucho dinero. Si no es así, las acciones se hunden. ¿Es posible que un sistema pueda funcionar en clave de honestidad sobre semejante condición de base?
  3. Uniendo ambas cosas, la poca capacidad crítica que existe en la sociedad (medios de comunicación, instituciones públicas y entidades privadas, que le concedían premios, contrataban o invertían en la empresa...) para desmontar este tipo de farsas. Y cómo, a su vez, la reacción laudatoria enaltece y alimenta estas prácticas fraudulentas, como en un círculo vicioso de una lógica perversa.

Gotham: Activismo - hacktivismo

La forma de actuar de Gotham, incluso su página web en WordPress y esa combinación entre información transparente o abierta y anonimato, me hacen pensar que estamos ante un grupo de activistas o, mejor, hacktivistas.

Recojo estas palabras de Margarita Padilla en su Kit de lucha en Internet [9]:
"El término «hacktivismo» fue acuñado por el crítico cultural Jason Sack en 1995 y viene de la contracción de las palabras «hacker» y «activista». (...) mimetismo entre activismo social y hacking técnico, cuya frontera es imposible dibujar "
Y más adelante transcribe unas notas analíticas sobre WikiLeaks y el hacktivismo escritas por el Hacktivista Txarlie, que termina así:
"No necesitamos portales, necesitamos analistas. Y, además, analistas que sean capaces de complejizar y no infantilizar. Mensajes claros pero profundos. Si no tienes información interesante, estás fuera." 
¿Esta definición encaja con lo que Gotham Citty Research está haciendo, no? Información muy relevante e interesante fruto de una investigación, que tiene claras consecuencias políticas.
Además desarrollan su actividad desde Internet (Web, Twitter) y soportan gran parte de su investigación en análisis de Internet. También es de señalar que 'hacking' se define como "un juego de inteligencia y habilidad" (Richard Stallman).

Y sigo con Padilla:

"¿Cuál es el valor político de estas «empresas»? ¿Cómo son sostenidas afectiva y económicamente por sus redes naturales? ¿Cuánta devastación (política) supondría su muerte por depresión, falta de viabilidad, dificultades de todo tipo?
Las «empresas» con orientación política no son solo planes B: producen, conservan y difunden el conocimiento técnico; disponen y proveen de recursos físicos y simbólicos; permiten abolir la división entre trabajo y militancia; atesoran conocimiento organizativo y operacional. Son la evolución natural para un hacking activista que se hace mayor. Por eso, también son un magnífico plan A.
WikiLeaks mete en el kit de la lucha las empresas con orientación política o con neutralidad política. En su caso, fue OVH Francia. Pero, ¡ojo!, esas empresas no tienen por qué ser forzosamente «empresas» militantes. Ya hemos hablado de alianzas monstruosas entre distintas formas de poder y distintos agenciamientos de emancipación. Cada acontecimiento, cada excepción revelará su quién es quién."
En definitiva, que todo esto me hace pensar que para una acción eficaz como la que han demostrado ser capaces de desarrollar los miembros de Gotham, dado el panóptico o Gran Hermano que hoy es Internet y, por extensión, nuestras vidas, habrán tenido que utilizar medidas anti-censura como las que se explican, por ejemplo, en la reciente publicación Soberanía Tecnológica [10] o en el Manual de desobediencia a la Ley Sinde [11]. Está claro que si actuamos sin tomar una serie de precauciones, que la mayoría de las personas ni siquiera nos hemos planteado y creemos que están fuera de nuestro alcance o rechazamos porque creemos que nos reducirían mucho el nivel de comodidad que hoy disfrutamos, todo lo que hacemos puede estar siendo vigilado por diferentes agentes con diferentes intereses en el mundo. En este vídeo, desarrollado dentro de unas jornadas organizadas por la SPRI, Javier Eguiluz también nos habla de eso: "Hoy no existe la privacidad en Internet" y nos da múltiples ejemplos de ello (NSA, Heartbleed...).

Es de suponer que en este tipo de casos con tantísimo dinero en juego (¡¡¡1.400 millones €!!!), lo que menos nos interesa es que alguien nos siga la pista...

Internet libre - Soberanía tecnológica

Comentaba al principio de este largo escrito que este escándalo ha coincidido en el tiempo con que andaba inmersa en el análisis de algunas iniciativas relacionadas con la soberanía tecnológica y el desarrollo de un Internet abierto, libre y neutral. Asier Garaialde, coordinador de Gipuzkoa Share y Euskal Herria Share, es el responsable de que me esté interesando o adentrando en estos temas. Estos proyectos, basados en su referencia Guifi.net (https://guifi.net/), persiguen crear una infraestructura de telecomunicaciones común, de propiedad horizontal y distribuida.

"El símil sería el de la red de carreteras. Circulo por ellas, cumpliendo las leyes de tráfico, independientemente de la propiedad de las mismas. Con la infraestructura de telecomunicaciones sería lo mismo".

Y causalidades de la vida, uno de los ganchos más atractivos que tienen estas iniciativas es, precisamente, el desarrollo de zonas wifi gratuitas en los pueblos y ciudades o el llevar Internet a zonas rurales o polígonos industriales cuyas conexiones a la red son deficientes o nulas porque son proyectos que no resultan rentables a las grandes operadoras comerciales. Pero que no lo confundamos con Gowex, nada tiene que ver en su filosofía y en su 'modelo de negocio'.

Es un proyecto fascinante porque esta infraestructura no es en verdad la meta, sino una de las herramientas que pueden ayudarnos a desarrollar nuestra soberanía tecnológica (Recomiendo el libro de Soberanía Tecnológica citado [10] para ahondar en este concepto). Siguiendo con los símiles, se trataría de un concepto equiparable a la soberanía alimentaria.

Y ahora la pregunta: ¿qué tipos de empresas o modelos de desarrollo de actividad nos ayudarán a desarrollar sociedades más sostenibles, justas, igualitarias, avanzadas...? ¿Las empresas tipo Gowex, tan vitoreadas, alabadas y apoyadas desde las instituciones? ¿O las iniciativas como Gipuzkoa Share, EH Share o Guifi.net que nos propone Garaialde y que con mucho esfuerzo y militancia y menos glamour van dando pasitos de gigante?

Enlaces y fuentes:

[1] Manuel V. Gómez. "Gowex desafía al mercado". El País, 7/09/2008.
[2] Santago Millán Alonso y Alberto Ortín Ramón. "La telaraña de filiales de Gowex en España y ultramar". Cinco Días, 11/07/2013.
[3] Miguel Ángel García Vega. "En dos años estaremos cotizando en el Nasdaq". El País, 4/11/2012.
[4] Hannah Arendt. "Eichmann en Jerusalén". Lumen, 2012.
[5] Carmen Sánchez-Silva y David Fernández. "Triunfadoras en un entorno hostil". El País, 6/01/2013.
[6] EP. "Un grupo de inversores denuncia a Gowex y al MAB ante la fiscalía". El País, 4/07/2014.
[7] Bruno García Gallo. "Ayuntamiento y Comunidad de Madrid rescinden sus proyectos 'wifi' con Gowex". El País, 7/07/2014.
[8] Thomas Gualteri. "El consejero delegado de Gowex cancela su participación en los Cursos Santander". El País, 3/07/2014.
[9] Margarita Padilla. "Kit de lucha en Internet". Traficantes de Sueños, 2012.
[10] Alex Hache (ed). "Soberanía tecnológica". Ritimo, 2014.
[11] Hacktivistas. "Manual de desobediencia a la Ley Sinde". Diagonal y Traficantes de Sueños, 2011.

Y también:
http://elpais.com/tag/gowex/a

He sacado las imágenes de:
1. Elaboración propia (página web de Gotham Citty Research)
2. Wikimedia (Venta corta)
3. elpais.com (Imagen de Jenaro García en 2008)
4. Y la viñeta de la estafa de aquí: http://elnacional.com.do/descomunal-estafa/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.