José Mujica: Filosofía y acción política

"Qué es lo que aletea en nuestras cabezas: hemos creado una civilización hija del mercado, hija de la competencia. Venimos a la vida intentando ser felices y estamos en un círculo vicioso. El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad, tiene que ser a favor de la felicidad humana, del amor, de cuidar a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental. El hombre no gobierna hoy la fuerza que ha desatado, sino que la fuerza que ha desatado lo gobiernan al hombre. Y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir"
José Mujica (Extractos de discurso Río de Janeiro, 2012)

"Hemos sacrificado los viejos dioses inmateriales y ocupamos el templo con el dios mercado. Él nos organiza el economía, la política, los hábitos, la vida y hasta nos financian cuotas y tarjetas de apariencia de felicidad. Parecería que hemos nacido solo para consumir y consumir, y cuando no podemos, cargamos con la frustración, la pobreza y hasta la autoexclusión"
José Mujica (Discurso ONU 25/09/2013)

Hace unas semanas pudimos ver en la Sexta una entrevista a José Mujica, Presidente de Uruguay, de la mano del gran Jordi Évole.

Me encantó. Y la quiero conservar como un pequeño tesoro para poder volver a ella, a las ideas que contiene, en cualquier momento. Por ello, me lo voy a facilitar rescatando algunos de los momentos de la entrevista en formato escrito.

Consumismo, sobriedad, república, política, vida, humanidad

Dona el 90% de lo que gana, no vive en la casa presidencial, sino en su rancho (o chacra), consume, gasta muy poco... se puede decir que predica con el ejemplo; porque como dice "hay que vivir como se piensa, que de lo contrario pensarás como vives".



JE: Es raro que un presidente de gobierno viva así...
JM: La culpa la tienen los otros presidentes, no yo. Es raro cómo viven ellos... La mayor parte de la gente que componen las naciones no vive como viven los presidentes. Los presidentes entran a vivir como vive la minoría en los países, y las repúblicas vinieron para suscribir un concepto: 'nadie es más que nadie', como una alternativa al feudalismo y a las monarquías absolutas... Y se supone que la democracia intenta ser el gobierno de la mayoría. Yo estoy viviendo como vive la mayoría de la gente en mi país.(...)
Pero, ojo, no es ningún sacrificio de mi parte... Desde el punto de vista de la filosofía de la vida, pienso que es mejor vivir liviano de equipaje, con poco, con lo justo... Y poca complicación desde el punto de vista material, porque si tienes mucha complicación, tienes que gastar mucho tiempo en esas cosas de la complicación y no te queda tiempo para las cosas que a ti te motivan. Es decir, la sobriedad no quiero utilizar nunca más la palabra austeridad, porque la prostituyeron en Europa: austeridad es dejar a la gente sin trabajo y todo eso... No, no (...) Sobriedad, vivir con lo justo, con lo necesario, y tener poca atadura material.

JE: ¿A Ud. el poder no le separó de la gente?
JM: No. El distanciamiento de los gobiernos del modo de vivir corriente de la gente, termina colocando a una distancia que la gente termina despreciando, y termina despreciando la política. Y si despreciamos la política marchamos 'al espiedo' [wikipedia](una parrilla que te cocina, dando vueltas)... 'sonamos', fracasamos.(...)


JE: ¿Ud no es muy favorable al consumismo?
JM: Nada, soy enemigo.
JE: Pero a mí me han dicho que para que un país funcione necesita que se consuma, que la gente compre, para que el dinero circule, para que los bancos den crédito y que eso es el sustento del sistema...
JM: En parte eso no se puede ni se debe evitar. Pero creo que en la sociedad contemporánea, por la multiplicación de este hiperconsumo estamos no atendiendo consumos prioritarios que son fundamentales, y a su vez gastando un esfuerzo humano en un montón de 'pavadas' que poco tienen que ver con la felicidad humana. La gente está metida dentro como de una gigantesca tela de araña que es la sociedad del consumo, que está montada en función de la acumulación. La gente ni siquiera es consciente de eso.(...)
Cuando tú compras algo, el instrumento es la plata con la que estás comprando, pero en realidad estás comprando con el tiempo de tu vida que tuviste que gastar para tener esa plata. Cuando tú gastas, en el fondo estás gastando tiempo de vida que se te fue. Cuando yo te planteo la sobriedad como una manera de vivir, lo que te planteo es la sobriedad para tener más tiempo, la mayor cantidad de tiempo posible, para vivir la vida de acuerdo a las cosas que a ti te motivan, que no necesariamente son las del trabajo (...)
¿Pero somos libres cuando se nos impone una cultura de gastar y gastar y que tienes que cambiar el telefonito y pim pum...? Eso moverá la economía, pero no vayas a creer que desarrollas así tu vida (...) Mi definición de pobreza es la de Séneca, pobres son aquellos que precisan mucho.

Europa, política, gobernanza mundial

JM: Hay gente inteligente en Europa... No lo veo en la política. Con la política me he quedado horrorizado...
JE: ¿Con lo que ha visto?
JM: Con lo que he sentido... la manera de razonar de los organismos internacionales...
JE: ¿Qué ha sentido que le ha horrorizado de líderes europeos?
JM: Una especie de tufo neocolonialista. Por otro lado, vacío, decir siempre las mismas tonterías... "Hay que hacer crecer a la economía", "Para eso hay que hacer reformas que den posibilidad de ser más competitivo"... Más o menos todos dicen el mismo discurso.
JE: Y eso para Ud. es vacío...
JM: Claramente. Europa no puede medir hoy que estamos entrando en otra época; aceleradamente estamos construyendo una civilización de carácter mundial que tiene otras claves (...) Los que vivimos mejor tenemos la responsabilidad de los que viven mal.
JE: Pero igual si los que viven mal viven mejor, igual nosotros vivimos peor...
JM: No, nosotros vamos a vivir mucho mejor si los que viven mal mejoran. Tenemos que preocuparnos del consumo sano y necesario de la gente que hoy no puede consumir, y agrandamos todo el mercado mundial... y tenemos mucho más trabajo para todos. Pero como eso no lo hacemos, entonces, construimos 'pavadas' para tirar, inútiles, y a eso le llamamos innovación.(...) La generosidad es el negocio mejor.
JE: ¿Y por qué no se entiende eso desde las élites?
JM: Porque están preocupadas en quién gana las elecciones que viene, no hay gobernanza mundial. Es una humanidad que tiene que darse una gobernanza de carácter mundial y nos cuesta porque estamos educados en el estado nacional, en su cultura... y estamos, te decía, en un cambio de época.


Intercalo aquí alguna reflexión de mi propia cosecha conectada con las ideas planteadas por Mujica, tras la cual sigo con otras partes de la transcripción de la entrevista. Comparto totalmente muchísimas de las ideas de Mujica. Ante las variables de la ecuación que tenemos que resolver me refiero, desde el lado de la demanda, a producir los bienes y servicios que den respuesta eficaz a las necesidades de las personas que habitamos la tierra y, del lado de la oferta, a organizar el tejido productivo para ello, lo que tiene que ver con la organización del trabajo de las personas, a lo largo de la historia hemos conocido distintas formas de respuesta política para resolver esta por decirlo literariamentecompleja ecuación:

Los sistemas explícitamente o abiertamente basados en la desigualdad (esclavismo, feudalismo, colonialismo, etc.) dieron paso al sistema capitalista, en el que en teoría todos tenían posibilidad de mejorar e incluso llegar a lo más alto y eran iguales ante la ley (en última instancia, 'tu futuro depende de lo que tú hagas y no de quién hayas nacido', el gran sueño americano, etc.)

Además de que la igualdad de oportunidades no es ni ha sido nunca una realidad de facto por múltiples circunstancias, en las últimas décadas el sistema capitalista de dimensión planetaria ha tenido dos derivas que son muy preocupantes: como consecuencia de la creciente globalización, reproduce el sistema de desigualdad pero desplazando éste a nivel planetario, en lugar de o, mejor, además de que las desigualdades se produzcan dentro de cada territorio (ciudad, feudo, reino, imperio); hay zonas ricas que consumen productos y servicios para cuya producción han hecho falta millones de horas de trabajo de gente que vive en otras partes del mundo (Hace poco en un reportaje sobre la Fundación Vicente Ferrer [wikipedia] en India, me llamó la atención la cifra de que algunas de estas mujeres eran capaces de ahorrar ¡¡¡1€ al mes!!!. Si hacemos el cálculo, en 45 años de arduo trabajo hubieran alcanzado un ahorro de 540 €. Lo comento por lo irracional desde cualquier punto de vista humano de esta realidad). Y la otra deriva es la que denuncia repetidamente Mujica: el sistema nos aboca a una espiral de consumismo irracional, cuando con menos viviríamos mejor y tendríamos más tiempo para dedicar a lo que nos es vital y habría recursos para orientarlos hacia las necesidades más básicas de todas las personas habitantes del planeta.
Lejos de ser un sistema que, desde la búsqueda individual, activa lo mejor que cada cual puede aportar al colectivo, el sistema se rige por otras lógicas bien diferentes que están acrecentando las desigualdades y generando circunstancias absurdas desde el punto de vista de cualquier mente pensante.
También conocimos otro sistema, el socialismo que realmente ha existido de los países del este de Europa, que, al igual que el capitalismo, se origina desde la idea de igualdad pero dando una solución diametralmente opuesta: la forma de que la igualdad de facto se dé es una planificación a todos los niveles de recursos, de sistemas de trabajo, de consumos, etc. que se articulan en base al tratamiento uniformizador de las personas y al coartamiento de cualquier forma de iniciativa.

Hoy, en los distintos países existen sistemas híbridos de estas tres formas elementales que hemos planteado, ninguno de los cuales resuelve de manera eficaz la ecuación que planteábamos al principio.

Por otro lado, sabemos que desde el punto de vista tecnológico es posible resolver el problema del hambre, de la mayoría de las enfermedades, de la necesidad de vivienda digna, de la educación, y de tantas otras cuestiones planetarias si orientamos los recursos necesarios para cada cosa. El problema es que el sistema per se no hace esta asignación eficiente de los recursos. El problema es que no hemos inventado aún el sistema que lo puede hacer. Los sistemas que hemos conocido no sirven para ello, bien porque se concibieron desde una mentalidad anterior al concepto de igualdad, bien porque a pesar de que se construyan desde ese principio básico, desconocen la esencia del ser humano y por tanto, yerran completamente en las soluciones que plantean.

Creo con Mujica que estamos en un cambio de paradigma, y quiero pensar que nuestra generación va a empezar a explorar con nuevas alternativas para resolver esta ecuación... Un sistema que, arraigado en la igualdad de los hombres y las mujeres de este planeta, active lógicas humanas y no deshumanizadoras, que orienten a las personas a vivir vidas plenas, vidas en las que cada persona desde sus posibilidades ilimitadas con las que nace (va aquí un guiño al gran Erich Fromm) se pueda desarrollar según su naturaleza y vivir la vida como el gran don o milagro que es y no debiéramos desperdiciar, que las oriente a desarrollar relaciones menos superficiales, con vínculos también ricos con la comunidad circundante y con toda la humanidad, en última instancia; un sistema profundamente arraigado en la libertad y en las capacidades naturales de los hombres y de las mujeres.

Es esta una idea tan alentadora que, aunque tenga un punto de utópica, ¿no merecería la pena agarrarse a ella y tratar de desarrollarla, tirar de su hilo, deconstruir, construir... lo que sea...? ¿y si fuera así? ¿y si realmente estuviéramos en la antesala de la construcción de un sistema político realmente emancipador que aunque no suponga el fin de la historia mejore sustancialmente lo presente?

Sigo a continuación con la entrevista:

Izquierda/derecha

JE: Ud. es de izquierdas. ¿Tiene sentido en el s. XXI hablar de izquierdas y de derechas?
JM: Bueno, existieron a lo largo de la historia humana. Yo creo que hay una actitud conservadora en el ser humano, permanente, que es válida. No confundir lo conservador con lo reaccionario. Lo reaccionario es la patología de lo conservador. Y existe una actitud de cambio que viene por el lado de la izquierda, buscando la mejora y la justicia, también, permanente. Esas dos caras las tiene el hombre. La patología de izquierdas es el infantilismo. La patología de lo conservador es lo reaccionario. Reaccionario no es sólo conservar, es ir para atrás, y en una forma dogmática y cerrada... El infantilismo es la confusión permanente de los deseos con la realidad. Y caer en esas quimeras ("hay que nacionalizar todo esto..." cuando se está muy lejos de poderlo hacer).

Programa, cambio, claves

En su mandato, que comenzó en 2010, se ha legalizado el matrimonio homosexual, despenalizado el aborto, regulado y despenalizado la marihuana. Se ha implantado el impuesto de la renta, que no existía, lo que ha sido un factor importante en la política redistributiva, que a su vez, ha ayudado a que la pobreza que se computaba en casi el 40% haya pasado a un nivel de algo más del 10%. Otro factor clave en la reducción de la pobreza es, sin duda, que el desempleo haya bajado a cerca de niveles friccionales, en torno al 5%. La revista The Economist elogia el gran cambio que se ha producido en Uruguay...

Parece que ha hecho cosas, sin embargo, la responsabilidad de Mujica va más allá y lejos de pavonearse y regodearse en sus logros, habla de que hay aún muchas cosas por hacer y reconoce sin rubor que no ha cumplido su programa, que ha "hecho algo...": "Soy consciente que nos falta mucho, no puedo estar conforme. Y en la vida hay que tener sentido de la responsabilidad..."

Clave 1: Limitaciones

JE: ¿Quién pone las limitaciones?
JM: Primero el capitalismo, el club sin intereses enorme que hay. Segundo, cuestiones jurídicas, todo el andamiaje jurídico de la sociedad que heredó del capitalismo, acá en mi país (por razones constitucionales) por ejemplo no se le pueden poner impuestos a la tierra, a la concentración de la tierra.(...)
Generamos un montón de instituciones garantistas, que creo que están bien, porque tratan de prevenir la veleidad y los abusos en los cuales podemos incurrir los gobernantes, pero también esas cosas luego nos crean estas contradicciones.

Clave 2: Descentralizar (la enseñanza)

JE: ¿A veces un presidente se siente solo?
JM: Sí. Frente a cierta reforma de la enseñanza me sentí solo en este país, hasta con mi partido. Yo quería multiplicar la enseñanza en el interior del país, sobre todo, la enseñanza técnica, de oficio.
JE: ¿Y no pudo hacerlo?
JM: No, no pude. Porque es un sistema centralizado.
JE: ¿Y quería descentralizarlo?
JM: Sí, totalmente; descentralizarlo y darle carácter local. Fracasé.

Clave 3: Honradez intelectual y verdad

JE: Es tan extraño escuchar a un presidente decir "fracasé"...
JM: Para mí el primer requisito de la política es la honradez intelectual. Si no existe la honradez intelectual, todo lo demás es inútil. Porque a la larga no hay mejor lenguaje que la verdad, lo que las cosas son. Y si es fracaso es fracaso, y asumirlo.

Clave 4: Política eficaz de reducción de la pobreza

JE: La pobreza ha disminuido de más del 30% a algo más del 10% en su mandato, ¿cómo se ha hecho esto?
JM: A través de la política redistributiva, por un lado, y, por otro lado, haciendo funcionar el capitalismo, es decir, creando un ámbito para que haya mucha inversión, fundamentalmente extranjera, porque nosotros no tenemos mentalidad de inversores, aquí también hay gente con plata pero no son inversores, son especuladores. Lo bueno del empresariado es que arriesga, nosotros tenemos gente con plata, pero no quieren arriesgar.

Clave 5: Público vs privado

JE: ¿Por qué tenemos la percepción de que funciona mejor lo privado?
JM: En lo privado si no trabajas, si no haces bien, te echan. En lo público nadie te echa.
JE: ¿Y lo cambiaría?
JM: Sí pudiera, sí. Pero no lo puedo cambiar. No cambiaría la propiedad, pero buscaría de aumentar la responsabilidad de los trabajadores del Estado. Un país como el nuestro es imprescindible que tenga un Estado fuerte y que haga muchas cosas. Esa imagen del funcionariado que no trabaja tiene una parte de verdad pero es culpa nuestra, es fruto de nuestra historia, lo hicimos así, fue una construcción política... lo hicimos por demagogia, por clientelismo, por tener votos, caímos en amiguismos... El hombre siempre va a buscar la línea del menor esfuerzo. Es lógico que se exija contrapartida, y que el que se esfuerce más se lleve un peso más; que todo sea lo mismo, no sirve...
JE: ¿Y eso también es socialismo?
JM: Yo soy socialista pero no bobo.


Enlaces relacionados:

  • Fuente principal: Vídeo de la entrevista en Atresplayer (hay que registrarse para acceder y te atiborran de publicidad. Por cierto, si vais a comprar el contenido, tened en cuenta que con Ubuntu no va...)

4 comentarios:

Alfonso Vázquez dijo...

Un post muy interesante, Maite, y muy oportuno en estos tiempos convulsos que vivimos. Eskerrik asko!
Desde luego, las temáticas que aborda son múltiples y darían lugar a una gran variedad de desarrollos, pero quería referirme a algo que siempre me ha inquietado: La estrecha relación entre la filosofía y la acción (política o de cualquier otro tipo).
Recuerdo aquel comentario estúpido que me hizo un conocido tuyo, acusándome de estar "lleno de ideología" cuando él iba por el mundo "vacío"; el vacío, además de que no existe, sólo produce, si así puede decirse, lo que los dominantes ordenan. Es esa dichosa idea de que la filosofía (o la teoría) es "pájaros y flores", y que lo que vale es "la práctica". Puro ejercicio de sumisión.
Lenin ya había dicho que no hay práctica sin teoría, el concepto griego de la "vida buena" está ligado a la filosofía (y a su proyección ética), y José Mujica nos da un auténtico recital de cómo realizar una impresionante acción política a través de su filosofía, no sólo política, sino de "vida", vital, fruto de largos años de compromiso con la lucha liberadora, no sólo de su pueblo, sino de la humanidad, en la que forjó su ideología, su personalidad, su ser.
Parafraseando a Brecht, hay quienes luchan un día y son buenos, hay quienes luchan toda la vida y ellos son imprescindibles. ¡Qué evidente se hace el terrible vacío de nuestras actuales castas políticas!
Gracias de nuevo y un beso

cumClavis dijo...

Hola Maite, muchas gracias por este post. Conocí a P.Mujica a través de aquella ponencia que hizo en Río de Janeiro en 2012. Recuerdo que estaba trabajando en casa y de fondo le tenía a él escuchándolo una y otra vez, enredándome en el pacer de escuchar su prosodia anciana y ese mensaje tan sencillo y sabio. Verdades como puños las que dice, de aquellas que no se revelan des de fuera sino que se te arrancan desde dentro porque forman parte del saber natural que tanto interés hay en ignorar.

Yo no sé si estamos realmente en un cambio de paradigma, Maite, aunque quiero creerlo. Lo que si estoy convencido es de que tenemos otro paradigma sobre la mesa por el que vale la pena luchar. De alguna manera ese discurso de Mujica está calando en sectores muy activos de nuestra sociedad que precisan de mucho apoyo [pienso si realmente hay algo más importante que hacer con una vida que apoyar estos principios] Al igual que tu creo que la utopía lo es en función del empeño que se pone en hacerla realidad y de que esa palabra [U-T-O-P-I-A] hay que apartarla ya que esta como diseñada para que se erija en muro sobre el que se estrelle cualquier esperanza en que las cosas pueden ser de otra manera.

Gracias de nuevo por el post, un abrazo!

Maite Darceles dijo...

Has empezado por el principio, Alfonso, por el mismo título que he dado al post. En una de las entrevistas que Évole hace a ciudadanos y ciudadanas uruguayas aparece el tema de la filosofía como una necesidad en política, es una anotación interesante cuya literalidad no recuerdo pero la podéis ver en el vídeo.
Este comentario tuyo me lleva a otro momento. Al día siguiente de la coronación de Felipe VI, hablaban sobre este tema –en concreto sobre el discurso que había pronunciado–, en la tertulia de Radio Euskadi y me encantó la intervención de Arantxa Urretabizkaia: "Me pareció el discurso de un funcionario, o como mucho, de una redactora de informativos; le faltaba literatura, se suele hablar de literatura en sentido peyorativo, como si significara mentira, pero literatura significa un cierto vuelo en las palabras, una cierta magia en las palabras y en eso el Rey no tiene 'margen estrecho', tiene tanto margen como cualquiera de los ciudadanos, que sólo depende de los recursos de que tú dispongas para hacer elevarse un poco el discurso; éste no se elevó para nada (...) y queda un discurso burocrático"
Me encantó este comentario y como José Mujica es, a mi entender, un buen ejemplo de discurso elevado o que vuela, lo recojo aquí. Y claro, un discurso que vuela se puede construir de dos maneras que no tienen nada que ver entre sí: utilizando la magia del lenguaje como recurso manipulador (esto es lo que hace la publicidad y lo intentan muchos políticos cuyos discursos se los preparan desde gabinetes que saben cortar y pegar) o soportando el discurso en un sólido andamiaje conceptual que arma la propia ideología de uno, que es el caso de José Mujica, que es también tu caso, Alfonso, y que, evidentemente, es lo que denuncia Urretabizkaia que el nuevo rey de España no tiene.
Mila esker, Alfonso, eta musu handi bat!!!

Maite Darceles dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario, Manel.
He añadido tu enlace de la ponencia de Río de Janeiro al repositorio de enlaces al final del post (y he descubierto que, al parecer, las palabras que lo abren –sacadas también del programa con Jordi Évole– fueron extractadas precisamente de esa ponencia de Río.

"...del saber natural que tanto interés hay en ignorar"... Me ha hecho pensar mucho esta frase. Por una parte, la existencia de ese saber natural, el que viene de dentro, de la ¿inmanencia?; y, por otro, el interés por ignorarlo, ¿por qué? Parece que para que las verdades del sistema se impongan e invadan todo territorio imaginable y hacer marchitar cualquier atisbo de alternativa.

He visto también el vídeo que nos pasas de Teresa Forcades. Otra mujer, conectando con mi anterior comentario, con un discurso que vuela sobre un sólido andamiaje conceptual (te reconozco que me ha dado ganas de dedicarle un post). Sí, parece que hay gente que está pensando, y pensando bien, en cómo cambiar de marco, y como tú diría que dedicar la vida a apoyar estos principios o esta lucha es darle sentido, en lugar de dedicarla a nadar con la marea... con la marea de lo absurdo.

Espero que nos veamos pronto, besos!!

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.